Caroline Roussel

Caroline Roussel vive la vida al máximo, desborda de entusiasmo, es directa y está llena de energía. Su trabajo refleja su forma de ser: vibrante y llena de color y energía, cada una de sus creaciones refleja una parte de su alma, su experiencia del mundo.

Al lado, el huevo estallado.

Caroline Roussel pinta con hilo. Borda siempre que puede usando sólo una hebra de hilo Mouliné de DMC y un ganchillo con el que crea la fina y delicada cadeneta denominada punto Beauvais.

Al lado, el pequeño caballo.

El punto que usa Caroline Roussel es el punto Beauvais, ya que su precisión es lo que proporciona el detalle con el que cobran vida sus "cuadros": la curva de une mejilla, de un miembro o de un párpado. Caroline Roussel conoce de memoria cada uno de los tonos del hilo Mouliné de DMC, y muchos de los rojos, ¡los distingue al tacto!

Al lado, el perfume.

Caroline Roussel necesita bordar, le encanta bordar, es su oxigeno, es su forma de respirar. Ve momentos del mundo, siente la vida a su alrededor y al mismo tiempo ya está interpretando lo que ve, o lo que siente en una pintura.

Al lado, Leon Bakst.